Museo del Ferrocarril de Madrid
inicio·mapa web·contacto English versionEnglish
Museo del Ferrocarril de Madrid
Exposición Permanente
Nave Central
Sala de Andaluces
Sala de Relojes
Sala de Modelismo
Sala de Infraestructura
Enclavamiento de Algodor
Exterior
Exposiciones temporales

Exposición Permanente: Enclavamiento de Algodor

Vista exterior de la Caseta del Enclavamientos de Algodor en el Museo del Ferrocarril de Madrid.
(La visita al enclavamiento únicamente está disponible para grupos concertados)

En el sistema ferroviario, un enclavamiento es una instalación de seguridad que permite controlar a distancia el movimiento de entrada y salida de los trenes en estaciones de tráfico muy denso y con varias vías de acceso. El principio bajo el que se diseña un enclavamiento es el de permitir el mayor número de movimientos de trenes en la estación de modo simultáneo sin que sean incompatibles. Esto es, no pueden entrar a la misma vía dos trenes o no pueden transitar por la misma aguja dos locomotoras en el mismo momento. Esto quedaba garantizado mediante un complejo sistema de llaves y cerraduras que impedían la apertura y cierre de señales para maniobras incompatibles. Se conoce como sistema Bouré y está diseñado de tal forma que al hacer un itinerario sólo se liberan las llaves de los aparatos y palancas que correspondan a ese itinerario, siempre y cuando no sea incompatible con otro movimiento ya programado.

A este sistema complejo de gobernanza de la circulación de los trenes, que es la antesala de la informatización actual de los puestos de mando, se llegó en un lento proceso de modernización, ya que en un primer momento todos los movimientos de agujas y señales que se hacían en las estaciones no tenían garantizada la seguridad y todo se dejaba en manos de la habilidad del jefe de estación que daba las órdenes oportunas según la demanda de tráfico.

El enclavamiento hidráulico de Algodor se construyó en 1929 por la empresa Bianchi-Servettaz italiana, siendo instalado por el servicio de Vía y Obras de la compañía MZA, que ya había realizado instalaciones similares en estaciones como Madrid-Atocha, Villaverde Bajo, Alcázar de San Juan, Sevilla-Plaza de Armas, Chinchilla, Albacete y Arcos de Jalón. El primero de ellos fue el de Villaverde Bajo, que se instaló en 1891. Este enclavamiento de Algodor fue retirado del servicio en el año 2000 cuando se sustituyó por uno electrónico, tras cerca de 70 años de servicio casi ininterrumpido, pues comenzó a funcionar en 1932 y sólo cesó entre 1936 y 1941 por la Guerra Civil.

Vista general del cuadro de palancas del Enclavamiento de Algodor

Tiene 110 palancas, de las que 70 son para mover señales y 40 para cambios de aguja. En la estación había dos puentes de señales. El que tenemos aquí delante es parte de uno de ellos, otra parte se puede visitar en el Museo del Tren de Arganda del Rey, mientras que el otro puente completo se encuentra en Algodor. Para manejar toda la instalación, contaba con 15 km de tuberías distribuidas por toda la estación. Además de las señales que vemos en el puente, también había otras repartidas por la estación, como las señales avanzadas, las de entrada y los discos de maniobras.

El enclavamiento que vemos en Delicias procede de la estación de Algodor, que es donde se cruzaban las líneas Madrid-Ciudad Real y Madrid (Castillejo)-Toledo. Estas líneas están hoy clausuradas porque su traza se utilizó para las líneas AVE Madrid-Sevilla y Madrid-Toledo. La estación continúa en servicio dado que es el acceso, por vía convencional, a los talleres de AVE de La Sagra. El edificio que aloja el enclavamiento es una réplica del original que se encuentra en la estación de Algodor y sus dimensiones son 7,28 metros de alto, incluyendo el semisótano, 2,55 metros de ancho y 13,10 metros de largo.

© 2017 - Museo del Ferrocarril de Madrid. Pº Delicias 61 - 28045 Madrid - Telf: 902 22 88 22 -Fundación de los Ferrocarriles Españoles.