Museo del Ferrocarril de Madrid

Actualidad del Museo

Demostración de un sistema de detección de defectos de carril


  • La playa de vías del Museo ha sido escenario de la demostración del proyecto Giralda Rail, consorcio del que forman parte Adif, Amayuelas, Isend y Cartif

05/04/2017

El 4 de abril, la playa de vías del Museo del Ferrocarril fue el escenario elegido por Adif para realizar la demostración de un sistema de detección de defectos de carril, fruto del proyecto consorcial Giralda Rail, en el que, además de Adif, han participado Amayuelas, Isend y Cartif. A la demostración asistieron miembros del grupo de trabajo de la UIC (Unión Internacional de Ferrocarriles) de Detección de Rotura de Carril, del que también forma parte Adif, y representantes de los Ferrocarriles Austríacos (ÖBB), Infrabel, el gestor belga de la infraestructura, la Universidad austríaca de St Pölten y de la UIC.

Aumentar la disponibilidad de la infraestructura

El proyecto, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad y los Fondos Feder, a través del programa INNPACTO, se ha desarrollado en el Centro Tecnológico Ferroviario de Adif y se ensayará en la infraestructura ferroviaria con un vehículo especialmente equipado. Con este sistema, Adif se propone aumentar la disponibilidad y rentabilidad de su infraestructura.

Corrientes inducidas

La inspección de los raíles de las vías del tren es una actividad cotidiana para las empresas responsables de la infraestructura ferroviaria. En el sector, esta labor se denomina auscultación, y tiene por finalidad comprobar que los raíles se encuentran en buen estado. Uno de los problemas que pueden surgir en los raíles es la formación de pequeñas grietas, que pueden detectarse cuando aún no son visibles mediante corrientes inducidas. El objetivo del proyecto Giralda ha consistido en punto poner a punto esta técnica. Para ello, el consorcio ha diseñado un sistema automático de posicionamiento, mediante el cual una sonda se ubica en el lugar adecuado y mantiene su posición respecto a la referencia, pese a los movimientos del vehículo (inclinaciones, vibraciones, etc). El error es de menos de un milímetro a velocidades altas.