Museo del Ferrocarril de Madrid

Locomotora de vapor nº 1 “Tardienta”


01/12/2013

Locomotora de vapor nº 1 “Tardienta”

Rodaje 111T, tipo patente.

Año: 1862. Nº de fábrica 340. John Jones & Son (Liverpool, Gran Bretaña)

Pieza IG: 00010

Vía I (tracción vapor). Museo del Ferrocarril de Madrid


Como en este caso, las primeras locomotoras de vapor que circularon por nuestras líneas fueron de fabricación británica. En la locomotora “Tardienta”, por su diseño, con una gran rueda motriz central y elevada chimenea, se reconoce inmediatamente la influencia de la Rocket de Stephenson. Funciona con vapor saturado, cuenta con bastidor y cilindros interiores de expansión simple y sistema de distribución plana “Stephenson”. Su disposición de ejes (1-1-1) -seis ruedas libres, con un solo eje motor- era la habitual en las locomotoras inglesas de la época, destinadas a remolcar trenes rápidos de viajeros.

Fabricada en 1862, esta locomotora-ténder es la más antigua de las que se exponen en el Museo y la única original con este tipo de rodaje que se conserva en España. Comenzaría su azarosa vida en 1864, cuando la pequeña compañía del ferrocarril de Tardienta a Huesca adquirió dos locomotoras de este tipo a la firma John Jones & Son, ubicada en Liverpool. Ambas fueron pasando por las diferentes compañías que gestionaron esta línea hasta que en 1878 llegaron a la Compañía de los Caminos de Hierro de Norte de España. La 1T “Tardienta” continuaría prestando servicio en esta compañía hasta que fue vendida en 1884. Después de esa fecha, se tiene noticia a través de los diarios salmantinos de que esta pequeña locomotora trabajó en las inmediaciones de Salamanca en la construcción de la línea de ferrocarril de Salamanca a la Frontera de Portugal.

Hacia 1920, su pista nos conduce hasta la azucarera de Alfaro, en La Rioja, donde funcionó antes de llegar a su último destino en activo en la azucarera de Aranda de Duero, Burgos, en la década de 1940. Allí sería rebautizada como CIA 3, sigla de la Compañía de Industrias Agrícolas, S.A., propietaria de la azucarera arandina. Fue esta empresa la que en 1968, accediendo a la solicitud formulada por Francisco Wais Sanmartín, director del Museo del Ferrocarril, cedió la locomotora a RENFE para ser destinada al Museo.

En 1975, una vez restaurada en los talleres de RENFE y después de ser exhibida en los actos conmemorativos del XXV Aniversario de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Madrid, fue instalada en un pedestal como monumento-homenaje a la tracción vapor en la avenida Pío XII, en Madrid. En este emplazamiento permanecería hasta 1985, fecha en la que finalmente llegó a la nueva sede del Museo, ubicada en la madrileña estación de las Delicias, donde los visitantes pueden disfrutarla desde entonces.