Museo del Ferrocarril de Madrid

Bradshaw´s Railway time tables, and assistant to railway travelling


01/03/2012

Bradshaw's Railway time tables, and assistant to railway travelling with illustrative maps and plans

London: Shepherd and Sutton and Wylld, 1839. — 24 p. : map. ; 12 cm

BF-MFM (Biblioteca Ferroviaria. Museo del Ferrocarril de Madrid)

Signatura: RTRM 0005


La Biblioteca del Museo del Ferrocarril de Madrid destaca en esta ocasión una joya editorial que se encuentra en su colección bibliográfica: el primer Bradshaw, que se editó en 1839.

Se trata de un documento que tiene un marcado carácter histórico, ya que es la primera guía de horarios publicada. Pertenece, por lo tanto, a la primera línea ferroviaria de viajeros, la de Liverpool a Manchester, y es, además, la primera guía editada por George Bradshaw.

Es difícil encontrar un documento que tenga un carácter más ferroviario que las guías de horarios y servicios de ferrocarriles, excepto, tal vez, los billetes de tren. Ambos son documentos efímeros, con un tiempo de caducidad, pero con una plena función de utilidad.

Desde los inicios del ferrocarril las compañías ferroviarias aspiraron a prestar sus servicios con la mayor puntualidad posible. Para ello, desde la apertura de las primeras líneas hacían públicos sus horarios, que aparecían insertos como avisos en los periódicos locales, para posteriormente editarse en forma de folletos.

Georges Bradshaw fue cartógrafo, editor e impresor de mapas. El 19 de octubre de 1839 publicó esta primera compilación de horarios ferroviarios con el título Railway time tables, and assistant to railway travelling. El editor explicaba en la propia guía que ésta se publicaba con la ayuda de las numerosas compañías ferroviarias, de modo que el viajero podía confiar en que la información que contenía fuera correcta y veraz. Exponía, asimismo, que la necesidad de este tipo de trabajo era tan evidente que no necesitaba excusas.

Este ejemplar, que corresponde a la primera edición, es un pequeño libro encuadernado en tela, cuyo formato –con unas dimensiones de doce centímetros– estaba concebido para que el viajero lo pudiera llevar en el bolsillo. Se publicó en Manchester y se vendió al precio de seis peniques. Bradshaw era, además, un experto editor de cartografía. Por ello, en el libro se incluyen dos mapas ferroviarios: uno de los ferrocarriles de Lancashire y otro con las líneas de Manchester, Leeds, York y Sheffield.

También contiene tres pequeños planos urbanos de Liverpool, Manchester y Leeds, grabados por el propio Bradshaw. Sus reducidas dimensiones apenas permiten apreciar el trazado urbano, pero son, probablemente, los primeros planos de la historia en los que se puede ver dibujado el emplazamiento de las estaciones ferroviarias.

Como el editor anunciaba en la publicación, el siguiente horario se publicó en 1840, y a partir de 1841 se convirtió en una publicación mensual con el título Bradsahw’s monthly railway guide. Poco a poco, la guía se hizo imprescindible para los viajeros ingleses, para los que cualquier guía de horarios era "un Bradshaw", tanto si éste había sido responsable de su producción como si no.